Publicaciones
InicioPublicaciones

Aumenta el índice de popularidad de la India en África

Aumenta el índice de popularidad de la India en áfrica

 

Vijay Naik*

 

 Mientras que la India y Sudáfrica conmemoran este año el centenario del último Satyagraha de Mahatma Gandhi en Sudáfrica, la India y el continente africano, compuesto por 53 países, están preparados para forjar vínculos políticos, económicos y estratégicos en prácticamente todos los ámbitos de actividad del ser humano. Tanto la India como áfrica, ambos bajo dominio de poderes coloniales durante más de un siglo, estaban destinados por su proximidad de pensamiento a luchar contra las fuerzas del imperialismo. Los líderes africanos Nkruma (Ghana), Haile Selassie (Etiopía), Samora Machel (Mozambique), Jonas Savimbi (Angola), Jomo Kenyatta (Kenia), Nelson Mandela (Sudáfrica), Julius Nyerere (Tanzania) y Leopold Sedar Senghor (Senegal) mantuvieron una relación cercana y de amistad con el primer dirigente de la India, Jawaharlal Nehru, y más tarde con Indira Gandhi. Su lucha por la libertad creó un vínculo de amistad mutua.

 

La India ha realizado un esfuerzo consciente para brindar a los destacados hombres y mujeres de estado de áfrica el merecido reconocimiento por los servicios que han ofrecido a la humanidad. Nelson Mandela, primer presidente de Sudáfrica tras el régimen del apartheid, recibió en 1979 el Premio Jawaharlal Nehru al entendimiento internacional y el Bharat Ratna, el galardón de mayor reconocimiento civil de la India, en 1990, poco después de ser liberado tras pasar 27 años en prisión. Julius Nyerere, primer presidente de Tanzania, y Desmond Tutu, clérigo y activista sudafricano, recibieron el Premio Gandhi de la Paz en 1995 y en el 2000, respectivamente. Entre los galardonados con el Premio Indira Gandhi de la Paz se encuentran el presidente de Namibia Sam Nujoma (1990), el 12º presidente de Nigeria Olsegun Obasanjo (1995), el 7º secretario general de las Naciones Unidas Kofi Annan (2003), la activista medioambiental y política keniata Wangari Maathai (2006) y la presidenta de Liberia Ellen Johnson Sirleaf (2012).

 

Sus cimientos no solo son duraderos, sino que también se han convertido en un puente para la cooperación en el futuro. El hecho de que estas relaciones no se hayan traducido durante las últimas décadas en una colaboración económica ha constituido un motivo de preocupación.

 

La India y áfrica, cuya población conjunta es de 2000 millones de habitantes, pueden conseguir el objetivo de hacer del mundo un lugar en el que vivir con un sentido de igualdad y sostenibilidad. áfrica, que importa desde Occidente la mayor parte de los alimentos que consume, cuenta con el potencial necesario para convertirse en el mayor productor de alimentos del mundo en los próximos años. La India puede con toda seguridad desempeñar un papel fundamental en la transferencia de tecnología al ámbito de la agricultura, el software, los medicamentos, las comunicaciones, etc. La expresión clave para la India y áfrica en estos momentos es «desarrollo de capacidades». Se suele debatir con frecuencia sobre si la India está compitiendo con China en áfrica. La respuesta es no. La India actúa a su manera, con constancia y seguridad a la hora de ayudar a las naciones africanas a seguir su camino de desarrollo económico. Resulta gratificante ver que en la actualidad áfrica cuenta con una serie de países con líderes brillantes y visionarios conscientes de los peligros de la colonización económica.Cuando se les preguntó por sus inquietudes, el ministro de Asuntos Exteriores de Mozambique, Oldemiro Baloi, y la embajadora de Etiopía en la India, Genet Zewdie, manifestaron en Maputo y en Delhi respectivamente una opinión muy similar.Oldemiro Baloi declaró lo siguiente: «Somos conscientes del peligro, pero hemos aprendido del pasado y no permitiremos que ningún país vuelva a colonizar áfrica. Creemos que existen oportunidades considerables de cooperación con la India, un aliado de confianza.» Genet Zewdie añadió: «No consideramos que la India esté invadiendo el terreno.» No obstante, mientras que la inversión de China en áfrica se mantiene en la sorprendente cifra de 140 000 millones de dólares, la inversión de la India es de aproximadamente 50 000 millones, lo que le ofrece un amplio margen para ampliar su cooperación económica.

 

Durante las visitas que he realizado en los últimos años a Etiopía, Sudán, Sudáfrica, Tanzania, la República Democrática del Congo, Mozambique, Egipto y Kenia, he visto las maravillas (bienes tangibles) que China ha construido en áfrica, como carreteras en Kinshasa, edificios ministeriales en Maputo, enormes estadios en algunos países, un edificio impresionante que alberga la sede de la Unión Africana en Addis Ababa, etc. Sin embargo, a medida que uno se adentra en estos países, se encuentra con la inmensa buena voluntad de las empresas indias en las partes más remotas, pues siguen ayudando a la población local a ser autosuficiente en su comercio y en su misión.En la sede del gobierno se ha comprendido y reconocido la política «beneficiosa para áfrica» de la India, al igual que el estímulo que está ofreciendo al sector privado para ampliar sus relaciones comerciales y empresariales con este continente que adquiere nueva vitalidad. Mientras que Kirloskar ha sido un nombre conocido para los agricultores africanos durante aproximadamente el último medio siglo, muchas de las carreteras de las capitales tienen en nuestros días carteles de Tata, Bharati (Airtel), Reliance, Godrej, Karuturi, Birla, Jindals, State Bank of India, Bank of Baroda, etc. Los agricultores de Punjab han ayudado a los de Burkina Faso a mejorar el rendimiento de sus cultivos y otra empresa, Omika, ha distribuido bicicletas entre los agricultores para permitirles desplazarse a las zonas más alejadas de la República Democrática del Congo y les proporcionó variedades de semillas mejoradas que incrementaron el rendimiento. Jose Prankyan, una POI (persona de origen indio) prominente que creó el Mozambique Holdings Group of Companies, cuenta con 1100 trabajadores, 100 de los cuales son indios. Recuerdo que ONGC Videsh regaló balones a los colegios y universidades de Khartoum como gesto de buena voluntad cuando participaba en la construcción de un gaseoducto en Sudán.La segunda y tercera generaciones de indios africanos han ayudado en la medida de sus capacidades a las economías de muchos países de áfrica durante más de un siglo.

 

Cuando un equipo de periodistas indios entrevistó en abril del 2011 en Pretoria a la ministra de Asuntos Exteriores de Sudáfrica, Maite Mashabane, esta declaró que sueña con conectar todo el continente mediante una red de carreteras que lo recorra de Norte a Sur y de Este a Oeste. El continente cuyas costas bañan el océano índico y el Atlántico está listo para dar un salto, y las expectativas hacen que la ya sonada idea de «Lucha por áfrica» se extienda sin cesar.

 

La India sigue ampliando su cooperación a nivel internacional en la lucha contra la lacra de la piratería de los grupos armados de Somalia, con el fin de ofrecer líneas marítimas seguras para los barcos de mercancía y de pasajeros.Cuando Abdi-rahman Muhamud Farole, presidente de Puntland (región situada al Noroeste de Somalia), visitó la India en mayo del 2012, ambas partes debatieron medidas conjuntas para hacer frente a la piratería. La India es un aliado importante para áfrica a la hora de combatir el terrorismo en auge, lo que se hizo evidente cuando la India ofreció apoyo a las tropas de Francia y Mali en su lucha contra los militantes relacionados con Al-Qaeda en Mali.

 

La cooperación mutua es un trabajo en progreso. Además de las relaciones bilaterales y el diálogo constante con una serie de países africanos, la India acogió en febrero del 2011 una conferencia de los ministros de Asuntos de Exteriores de los 48 países menos desarrollados, de los cuales nada menos que 35 son africanos. En dicha conferencia, se debatieron la ampliación de las líneas de crédito, el proyecto de conectividad electrónica de áfrica y otras iniciativas de ayuda al desarrollo. En la cuarta Conferencia Internacional de PMA celebrada en Estambul en mayo del 2011, la India ofreció una línea de crédito de 1 000 millones de dólares, 250 becas adicionales para el Programa de Cooperación Económica y Técnica de la India (ITEC) y una ayuda de 5 millones de dólares para respaldar el Programa de Acción de Estambul.

 

Entre las históricas conferencias, cabe destacar como ejemplos brillantes del compromiso de la India con áfrica la primera cumbre de la historia del Foro India-áfrica, organizada en Delhi en abril de 2008, y una segunda cumbre celebrada en Addis Ababa en mayo de 2011. En la segunda cumbre, el primer ministro indio Manmohan Singh anunció la concesión a áfrica de una línea de crédito de 5000 millones de dólares para los tres años siguientes. Asimismo, declaró que la India proporcionaría del orden de 300 millones de dólares en concepto de ayuda al desarrollo para una línea de ferrocarril entre Etiopía y Djibouti. Además, la India ofreció una cantidad adicional de 700 millones de dólares para la creación de nuevas instituciones y programas de formación, en colaboración con la Unión Africana y sus instituciones. Tras el éxito de la Red Electrónica Panafricana, la India ha anunciado como próxima medida la propuesta de establecimiento de una Universidad Virtual Indoafricana. Otra de las iniciativas emblemáticas es la idea de fundar un Instituto indoafricano de comercio exterior en Kampala (Uganda). Sin embargo, creo que debe modificarse la fórmula Banjul que siguen estas cumbres con el fin de permitir la participación de más países en las cumbres del foro (de 14 a un mínimo de 20 en cada ocasión).

 

La celebración del Foro de Editores de áfrica y de la India en Addis Ababa en el 2011 constituyó un paso adelante en el fomento de la conectividad entre los medios de comunicación. El portal Africa Connect, dirigido por el Indo Asian News Service con la ayuda y el estímulo del Ministerio de Asuntos Exteriores de la India, también ha aprovechado el impulso y sigue compartiendo noticias y opiniones sobre desarrollos importantes, fortaleciendo así la política de la India relacionada con áfrica con el fin de generar una confianza mutua para un mañana mejor.

 

 

(*El autor es miembro del Foro de Editores de áfrica y de la India y editor consultor de Sakal Papers, reside en Nueva Delhi. Contacto: vijay.p.naik@gmail.com)

 

 

Navegación