Publicaciones
InicioPublicaciones

La participación de la India en las Operaciones de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz

La participación de la India en las Operaciones de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz

Artículo del Teniente General retirado Satish Nambiar*

Como miembro fundador de la ONU, la India ha realizado una labor incomparable para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional. En ningún otro ámbito se ha hecho más patente esta actuación que en las operaciones de la ONU, que comenzaron con nuestra participación en la intervención en Corea en 1950. Las operaciones realizadas en Corea bajo el liderazgo de Estados Unidos constituyeron una empresa militar de enorme importancia. La India contribuyó militarmente con una unidad médica y posteriormente con una Unidad de Custodia para la Comisión de Repatriación de las Naciones Neutrales. La India tuvo asimismo una participación significativa en la Comisión de Supervisión de IndoChina desplegada en Camboya, Laos y Vietnam entre 1957 y 1970.

El empleo de contingentes militares armados recibió por la autorización inicial del Consejo de Seguridad para actuar junto a la Fuerza de Emergencia de la ONU (FENU 1) en la Franja de Gaza y el Sinaí tras la guerra árabe-israelí de 1956. Entre el 15 de noviembre de 1956 y el 19 de mayo de 1967, once batallones de infantería de la India sirvieron de manera sucesiva junto a la FENU. El éxito de aquella primera actuación llevó al Consejo de Seguridad a aceptar de buen grado la solicitud del Congo en 1960 para intervenir en su proceso de independencia de Bélgica. La ONU acometió la labor de concluir el proceso de secesión y reunificación del país. Se modificaron las normas de intervención para permitir el uso de la fuerza durante la defensa del territorio, en las tareas humanitarias y en los enfrentamientos contra mercenarios. La contribución de la India en esta operación (ONUC) no solo fue importante, sino vital. Entre el 14 de julio de 1960 y el 30 de junio de 1964 participaron dos brigadas indias de manera sucesiva. 36 miembros de la misión india perdieron la vida durante la operación y 124 resultaron heridos.

{Durante las operaciones que se desarrollaron en Chipre en 1964, tres mandos de las fuerzas indias perdieron la vida: el Teniente General P.S. Gyani, el General K.S. Thimayya, fallecido en combate el 18 de diciembre de 1965, y el Comandante General Diwan Prem Chand. El Comandante General (posteriormente Teniente General) Prem Chand, realizó asimismo una labor brillante al mando de las fuerzas de operaciones desplegadas en Namibia en 1989 para supervisar la transición del país a la independencia}

Durante los años que siguieron a la Guerra Fría, el compromiso de la ONU con el mantenimiento de la paz fue en aumento y la India continuó poniendo a disposición de la organización mandos militares, contingentes armados, observadores militares y oficiales del estado mayor, así como helicópteros de ataque y servicio del Ejército del Aire de la India. Han desarrollado conjuntamente numerosas misiones en varias partes del mundo: en Irán e Irak (1988-1990), tras el sangriento conflicto que asoló la región; en la frontera entre Irak y Kuwait, tras la Guerra del Golfo de 1991; en Angola, entre 1989 y 1991 y de nuevo entre 1995 y 1999; en América Central (1990-1992); en El Salvador en 1991; en Liberia en 1993; en Ruanda (1994-1996); en Sierra Leona (1998-2001); en el Líbano, desde 1998 hasta la actualidad; en Etiopía y Eritrea, (2001-2009); en la República Democrática del Congo, desde 1999 hasta la actualidad; en Costa de Marfil, de 2003 hasta la actualidad; en Burundi (2003-2006); en Sudán y Sudán del Sur, desde 2005 hasta la actualidad; y en los Altos del Golán, desde 2006 hasta la actualidad. La India también ha facilitado efectivos policiales para una serie de misiones de las Naciones Unidas desarrolladas en Namibia, Sáhara Occidental, Camboya, Haití, Bosnia-Herzegovina, Kósovo, Sierra Leona, el Congo, Liberia (donde ha marcado un hito histórico al desplegar unidades de policía integradas exclusivamente por mujeres que han sido aclamadas tanto a nivel local como internacional) y en Sudán y Sudán del Sur. En cuanto a la antigua Yugoslavia, el gobierno de la India nombró al autor de este artículo, a petición del Secretario General de la ONU Boutros Boutros-Ghali, Comandante en Jefe de la Misión, y bajo este nombramiento dirigí la operación UNPROFOR que agrupaba personal militar de 36 países, junto al personal civil y administrativo de muchos otros (un total superior a 28 000), entre el 3 de marzo de 1992 y el 2 de marzo de 1993.

A fecha de 31 de octubre de 2013, un total de 7864 efectivos indios permanecen desplegados en nada menos que nueve de las 15 misiones que la ONU desarrolla actualmente, lo que refleja el compromiso de sus tropas, sus observadores militares, del personal administrativo y de la policía civil de la India por el mantenimiento de la paz. (Esta cifra incluye a 4038 efectivos desplegados en el Congo en apoyo a la misión MONUSCO, 2030 en Sudán del Sur, bajo el mando de la misión UNMISS; otros 895 en Líbano, en el marco de la misión UNIFIL, y un contingente de 193 efectivos desplegados en los Altos del Golán, en el marco de la misión UNDOF. Asimismo, observadores militares y miembros de la policía civil están desplegados en varias partes del mundo en apoyo de diferentes misiones: de la UNFICYP en Chipre, la UNOCI en Costa de Marfil, y la MINUSTAH en Haití).

Hasta la fecha, la India ha facilitado al Departamento de Operaciones para el Mantenimiento de la Paz 11 comandantes de la fuerza y cinco subcomandantes, así como tres asesores militares: el primero de ellos fue el Comandante General I.J. Rikhye, posteriormente el Teniente General R.S. Mehta, y más recientemente el Teniente General Gen Guha. El país también ha facilitado dos Asesores Policiales que realizan su labor en la sede central de la ONU: R.S. Rathore y Kiran Bedi.

La participación espontánea y sin reservas de la India en las operaciones de paz de la ONU a lo largo de los años, es un claro ejemplo del compromiso que mantiene este país con los objetivos de la Carta de las Naciones Unidas. Y no solo de forma retórica y simbólica, sino real y práctica, hasta el punto de soportar bajas humanas (aproximadamente 150 hasta la fecha). Este compromiso ha sido reconocido por la comunidad internacional y por los sucesivos Secretarios Generales y la Secretaría de las Naciones Unidas. Es más, la efectividad de dicha participación y compromiso con los esfuerzos de paz de las Naciones Unidas ha despertado la admiración y el respeto de compañeros de profesión de otros países y de muchos otros que han servido junto a nuestros comandantes, observadores, supervisores policiales y contingentes en varias partes del mundo. De ahí que la imagen de las fuerzas indias en el ámbito internacional refleje el alto nivel de competencia y preparación de su personal.

Con el fin de estar preparados para futuras operaciones de paz de las Naciones Unidas, resulta oportuno estudiar los cambios que han tenido lugar en el ambiente en el que en los últimos años se han desarrollado dichas operaciones, así como el modo en que se llevan a cabo, teniendo en cuenta los cambios radicales que ha experimentado la naturaleza de las misiones de paz. Cada vez más, los integrantes de las misiones de paz de la ONU son enviados a regiones en las que predominan las situaciones de guerra civil; en las que no hay acuerdos o, si los hay, son más bien frágiles o incluso son infringidos sin ningún tipo de reparo; en las que no se puede contar con el consentimiento o la cooperación de las partes beligerantes; o donde el marco constitucional no existe y, de haberlo, en muchos casos tiene una autoridad limitada. En tales situaciones, hoy en día no solo se requiere que las fuerzas de paz mantengan alejadas a las partes en conflicto en la medida de lo posible, sino que cada vez más es necesaria su ayuda para salvaguardar las operaciones de asistencia humanitaria, vigilar el cumplimiento de los derechos humanos, retirar las minas, supervisar fronteras, aportar personal civil de policía, reconstruir infraestructuras logísticas (carreteras, vías de ferrocarril, puentes) y apoyar procesos electorales. En muchas de estas áreas, las Fuerzas Armadas de la India cuentan con la experiencia de haber desarrollado operaciones de contrainsurgencia en algunas partes de nuestro país. Por ello contamos con cierta ventaja respecto a los ejércitos de otras partes del mundo. La veteranía ha quedado más que demostrada tras la actuación de nuestros contingentes en países como Camboya, Somalia, Mozambique, Angola, Ruanda y Sierra Leona. En la actualidad, siguen dando prueba de ello los contingentes desplazados en el Congo, Sudán del Sur y Líbano.

Por todo lo anterior, y con el fin de explotar nuestra experiencia y veteranía en este campo, en septiembre de 2000 se creó en Nueva Delhi un centro de la ONU para el Mantenimiento de la Paz bajo el auspicio de la Agencia de Seguridad Nacional de la India y con el apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores del Gobierno de la India. Este centro, además de supervisar la formación de contingentes asignados a operaciones de paz, imparte cursos de formación para comandantes de subunidades, observadores militares, oficiales del ejército encargados de la selección de personal y personal policial. En estos cursos, que en la actualidad cuentan con el respaldo del Departamento de Operaciones para el Mantenimiento de la Paz de la sede central de la ONU, participan también oficiales del ejército de varios países aliados. Además, este centro imparte seminarios nacionales e internacionales y conferencias sobre operaciones de mantenimiento de paz. A medida que pasen los años, el centro ofrecerá también un repositorio con nuestras experiencias en las misiones de paz de la ONU.

(*En 2009, con ocasión del Día de la República de la India, el presidente le concedió el premio Padma Bushman por su contribución a la seguridad nacional. El Teniente General retirado Satish Nambiar es un miembro distinguido del Instituto de Estudios y Análisis de Defensa. Dirección de contacto:satishnambiar36@yahoo.co.in)

 

 


El embajador Mukerji, junto al subsecretario general de la ONU para operaciones de paz Ladsous durante el Día Internacional de las Fuerzas de Paz de la ONU en una ceremonia en recuerdo de los valientes ciudadanos indios que dieron sus vidas luchando por la paz en Sudán del Sur

 


El primer contingente exclusivamente femenino en participar en una misión de mantenimiento de paz de la ONU fue una Unidad Policial Constituida de la India. En 2007 fue enviado a Liberia en misión de paz. En su esfuerzo por combatir la violencia contra las mujeres y niñas de Liberia, el contingente indio femenino de paz ha servido de ejemplo para otras misiones de paz que la ONU desarrolla en todo el mundo.

 

Navegación